Piscina de obra en la comunidad: ¿Qué necesito para construirla?

Piscina de obra en la comunidad: ¿Qué necesito para construirla?

Rate this post

Aún estando en fechas navideñas, la instalación de una piscina es un tema más que recurrente en las comunidades de vecinos. Siendo además, el invierno la mejor época para plantearse este tipo de obras. 

El problema llega cuando una parte de la comunidad está de acuerdo con la obra y sin embargo, otra parte es detractora de la misma no llegando a un acuerdo claro por unanimidad para su instalación.

¿Tienes zonas ajardinadas o comunes en tu comunidad y te gustaría plantear la idea? Te contamos todo lo que necesitas saber antes de hacerlo.

Qué es necesario para construir una piscina de obra en la comunidad

Lo primero que tenemos que hacer si queremos construir una piscina en la comunidad es cerciorarnos de que hay espacio suficiente en las zonas comunes para ello. 

Una vez planteado este tema, lo siguiente será hablar con el administrador de fincas para la celebración de junta en la que consultar el tema. En esta, para que la idea salga adelante tendremos que tener en cuenta varias cosas: 

  • 3/5 partes de los propietarios deben votar a favor de la propuesta. Además 3/5 partes de los coeficientes de propiedad, también deben estar de acuerdo.

 

  • Si un vecino se niega no pagará la parte proporcional de la reforma a no ser que esta sea inferior a tres mensualidades. Tampoco pagará más de comunidad posteriormente para ajustar el gasto.

 

  • Los vecinos deben renunciar a disfrutar de las zonas comunes a favor de la construcción de la piscina.

Vecinos que no quieren construir una piscina de obra en la comunidad

Como ya hemos visto, para poder hacer la piscina necesitaremos la cesión de disfrute del espacio por parte de los vecinos que no están de acuerdo con su construcción. Pero, ¿Qué sucede después? ¿Pueden utilizar la piscina?

La realidad es que si, pueden utilizarla sin ningún problema ya que, es una zona común y ellos son propietarios.

¿Qué podemos hacer para resolver esta injusticia?

Generalmente, las comunidades con esta problemática recurren a la constitución de una subcomunidad dentro de la propia comunidad.

Esta comunidad es independiente de la primera y su funcionamiento es igual que el de cualquier otra. Pero al estar solo integrada por los participantes del gasto y la piscina dentro de la misma puede limitarse su uso.

Siempre hay que tener en cuenta, que para que esta subcomunidad pueda tener la piscina en su territorio, es necesario que previamente los vecinos hayan cedido el disfrute de las zonas comunes en pro de esta nueva situación.

Normalmente, es algo común que este disfrute se ceda para garantizar un buen clima de convivencia en la comunidad y por que las zonas comunes implicadas suelen ser zonas de escaso o poco uso.

¿Qué hacer si los vecinos que no participaron luego deciden unirse a la piscina?

Puede ser habitual que los vecinos que en primera instancia se negaron a participar, después de un tiempo quieran disfrutar de la piscina en un clima óptimo.

En este caso,lo que suele hacerse es un cálculo de todos los gastos que ha supuesto la piscina desde su inicio y una posterior división a partes iguales, para que, los nuevos paguen exactamente lo mismo que han estado pagando los demás.

De esta forma, todos quedan contentos los vecinos que impulsaron la piscina puesto que la situación es justa y los nuevos porque pueden disfrutar del bien común sin ninguna restricción o tirantez en la convivencia.

Conflictos con la construcción de la piscina

En los casos en los que algún propietario no ha tenido la presunción de buena fe y ha intentado dinamitar la iniciativa de forma activa, existen múltiples casos de jurisprudencia muy dispar. 

Por lo que, no existe una resolución tipo para este tipo de conflictos y su resolución judicial depende de múltiples factores a valorar e interpretar por un juez. 

Si bien, si es cierto, que siempre es recomendable actuar para facilitar un buen clima de convivencia y evitar conflictos, existen ocasiones que esto escapa completamente de nuestro poder.

En estos casos, lo mejor es asesorarse con un profesional especializado en este tipo de litigios para discernir qué opción es la más beneficiosa para la comunidad, si continuar con el proceso o por el contrario, darlo por terminado.

Construcción de la piscina de obra en la comunidad

Una vez tenemos los permisos pertinentes y todo esta correcto ¿Cuál es el siguiente paso? 

Lo más habitual es consultar a varios especialistas del sector que puedan pasarnos presupuesto y así de esta forma tener una idea general del sector y de cuánto puede costar la obra, tiempos de realización, etc.

Siempre es importante también el aspecto físico, hay que tener en cuenta que este tipo de decisión es mancomunada por lo que siempre es interesante consultar los aspectos de diseño en junta para evitar posteriores sorpresas y descontentos generalizados, ya que, por otra parte, es una inversión considerable. 

Para este tipo de decisiones siempre es interesante consultar con el administrador, el cual, podrá ofrecernos contactos especializados del sector y además recomendar aspectos técnicos de usabilidad y durabilidad profesionales basados en su propia experiencia.

Una comunidad sin conflictos

Una comunidad de propietarios es un órgano gestor independiente de gobierno y como todo organismo autónomo debe respetar una normas básicas de respeto y convivencia para su correcto funcionamiento. 

Lo más importante para nosotros siempre debe ser mantener un clima de paz y convivencia óptimos privilegiando esto a nuestros intereses particulares.

Hay que tener en cuenta, que si cada propietario pensara de forma individual y actuara solo en base a sus necesidades, la coexistencia sería prácticamente imposible.

Una comunidad responsable que sea un buen lugar al que volver después del trabajo depende de todos y cada uno de sus componentes. La figura del administrador de fincas, puede ser un gran apoyo a través de la mediación de conclictos entre propietarios y entre estos y proveedores.

Ser propietario es una responsabilidad que va mucho más allá de la propia tenencia del bien inmueble y que compromete la libertad y bienestar de otras personas.

Deja un comentario