Durante el estado de alarma hemos vivido varias fases: de restricción total de actividades no esenciales y estado de alarma. Pero, ¿Cómo afecta la situación actual a las comunidades de propietarios? Te contamos todo al respecto.

Cierre de zonas comunes

Llevamos un mes de confinamiento en el hogar en el que, solo se puede salir a realizar compras necesarias o a trabajar en caso de ser personal esencial: limpieza, supermercados, sector sanitario, etc. Cómo afecta el estado de alarma al funcionamiento de las comunidades de propietarios es algo que en muchos casos, puede generar dudas.

Durante los primeros días de confinamiento, una vez decretado el estado de alarma se prohíben los eventos sociales y se establece el cierre de lugares de reunión. Es en este momento en el que las comunidades de propietarios deben cerrar las zonas comunes de tránsito y acceso libre de propietarios como por ejemplo zonas deportivas, clubs sociales o cualesquiera otros lugares de tránsito.

¿Cómo afecta la nueva situación a las zonas comunes? La respuesta es simple, en nada. Las zonas comunes debe continuar cerradas. Como es lógico, las zonas de acceso y salida del edificio no pueden si deben clausurarse pero si deben de tomarse medidas para limitar su uso y hacerlo siempre cumpliendo las medidas de protección básicas.

Empleados de la comunidad

Los empleados de la comunidad son otro de los puntos que pueden generar dudas. ¿Pueden continuar trabajando? ¿Qué puestos se consideran esenciales? Pues bien, si pueden continuar trabajando aquellos puestos que se dediquen al mantenimiento y saneamiento de la comunidad. Es decir, figuras como el portero que saca los cubos de basura y recepciona paquetería, pueden continuar trabajando sin problema.

Otro punto es que, estos profesionales deberán extremar las precauciones en sus puestos de trabajo: limpiarse las manos constantemente, lavar su ropa de trabajo tras finalizar la jornada a más de 60 grados y mantener la distancia mínima de seguridad de un metro cuando traten con propietarios u otros trabajadores.

Además de esto, para confirmar su situación de personal indispensable, deberán también portar una acreditación de la empresa contratista por si las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado la requirieran durante el traslado de este a su domicilio y del domicilio al lugar de trabajo.

Obras en las viviendas o la comunidad

Las obras en las viviendas o la comunidad que no supongan un trabajo indispensable (reparar una incidencia de la cual depende un suministro básico por ejemplo) deben de ser paradas para proteger a los propietarios y al propio profesional del contacto con otras personas. (evitando así la expansión del virus). No obstante, si estas obras pueden ser sectorizadas es decir, se puede asegurar su acceso de forma separada a las zonas de tránsito de propietarios pueden continuar en la actual situación sin problema alguno.

Esto significa que, si por ejemplo, se están realizando obras en la reparación del tejado del edificio y las personas encargadas de su realización pueden acceder a la misma sin pasar por las zonas comunes y entrar en contacto con la gente que vive en la comunidad podrán continuar con la misma sin embargo, si la obra es una reforma de un domicilio particular, no se podrán realizar los trabajos hasta la finalización del estado de alarma.

Medidas de precaución en comunidades

Además de todo lo anterior, tenemos que seguir una serie de medidas de precaución en las comunidades de propietarios:

  • Visitas a domicilios: No se pueden realizar reuniones o visitas entre vecinos, aunque ambos vivan en el mismo edificio.
  • Uso de guantes y mascarilla: Siempre que se acceda a la calle, deben portarse guantes y mascarilla para evitar la propagación del virus.
  • Uso del ascensor: Debemos evitar en la medida de lo posible el uso de ascensores, o en caso de tener que utilizarlos, no tocar las zonas comunes como botones directamente con las manos.
  • Contacto con propietarios: Los contactos entre propietarios deben salvaguardar la distancia de seguridad de 1 metro.
control de emociones

La crisis sanitaria en la que nos encontramos puede suponer la aparición de un montón de emociones que debemos de saber gestionar para mantener la calma y afrontar de la mejor manera posible los próximos días.

Tanto el estar en casa, como la incertidumbre laboral son algunos de los puntos más importantes para aprender a gestionar. Todo esto, además en muchos casos se entremezcla con la conciliación familiar y el manejo de estrés en los niños. 

Qué emociones nos puede despertar la cuarentena

Algunas de las emociones que nos puede despertar estar sin salir de casa son las siguientes:

Miedo

Miedo a la incertidumbre, a no controlar la situación y en definitiva, al nuestro futuro próximo. Esta es quizá una de las emociones más comunes que vamos a sentir durante los próximos días y es que, tras casi un mes de estar en casa sin poder ir a nuestros trabajos y continuar con nuestras vidas es más que comprensible este tipo de reacción.

Ni mucho ni poco

El miedo es una reacción que resulta útil en muchos casos y que ha llevado al ser humano a evolucionar como especie. pero ojo, en estos momentos tenemos que saber mantener la preocupación a a raya. Es igual de importante saber qué se quiere saber como la propia información. Es decir, trata de no vivir pendiente de la evolución de la situación e intenta evadirte de los datos poco esperanzadores sin desconectar de la realidad, comprender la gravedad de la situación es importante pero basar nuestros días en ella es un error que nos puede hacer mucho daño.

Prestar atención a las señales

El miedo puede manifestarse al igual que la ansiedad a través de múltiples canales: tensión, insomnio, rabietas, ganas de llorar incontrolables, estados de ánimo confusos, inestabilidad emocional, depresión, etc.

Es importante intentar averiguar cual es la raíz de nuestras actitudes y trabajar el autocontrol, la templanza y establecer mecanismos propios para mantener estas reacciones a raya. Trata de racionalizar la situación, piensa en las partes positivas e intenta siempre posicionarte en el peor de los escenarios para aún así, encontrar una solución. De esta forma, tu cuerpo estará preparado para combatir la ansiedad derivada por la incertidumbre.

Tristeza

La tristeza es una emoción normal siempre y cuando sea transitiva pues de lo contrario se puede convertir en una enfermedad difícil de superar. Tener un poco de nostalgia, echar de menos a nuestros seres queridos y que esas emociones puedan suponer momentos difíciles de vez en cuando o sensación de no poder continuar siendo fuertes es total y absolutamente normal. ¿Cuándo puede suponer un problema la mala gestión de esta emoción?

Saber gestionar la tristeza es uno de los puntos más importantes de la salud emocional de cualquier individuo pues siempre vamos a encontrar adversidades que nos supongan un estado de ánimo bajo en el que nuestra esperanza se vea mermada o reducida drásticamente.

Enfocarse en el futuro

Pensar en lo que tenemos por delante y no centrarnos en lo que dejamos atrás es básico para sobreponerse en situaciones de crisis. Debes mantener la esperanza por encima de todo, pues, los momentos buenos son a la vez, el motor de los malos ya que sin ellos no existirían.

Trata de ponerte retos que seas capaz de conseguir, a veces estamos acostumbrados a establecernos metas demasiado complejas o poco realistas y esto nos lleva a la frustración, el abandono y la tristeza. Si de lo contrario, te enfocas en retos que puedas ir superando poco a poco, una sensación de satisfacción hará que poco a poco recuperes el ánimo. 

Practicar ejercicio

Practicar ejercicio también es una buena solución para mantener los ánimos ya que, durante el mismo se liberan gran cantidad de endorfinas. Independientemente de si te gusta o no, o de si estás acostumbrado a practicarlo en estos momentos es súper importante mantener la salud anímica para continuar adelante. Siempre debes de tener en cuenta, que existe un tipo de ejercicio para cada persona e intentar encontrar el que más se adapte a tu personalidad. 

Trata de encontrar alguna práctica deportiva que te haga pasarlo bien, de esta manera no lo tomarás como una obligación si no como una afición que querrás practicar siempre que tengas ocasión.

Ira/ Frustración

Estas dos emociones están interconectadas, y es que, en muchas ocasiones la ira no resuelta provoca una gran frustración.

La convivencia puede provocar roces y problemas con familiares que nos deriven en situaciones de mucha ira y tras una sucesión de éstas en la frustración por continuar compartiendo espacio con las personas con las que tenemos un problema.

Pacto de no agresión con los familiares

Como ya comentábamos la convivencia nunca es fácil, sobre todo si de repente nos vemos conviviendo con personas con las que no estamos acostumbrados a pasar mucho tiempo (como pueden ser hijos adolescentes, familiares que por determinadas situaciones estaban en nuestra casa cuando se decretó la emergencia, o en algunos casos compañeros de piso).

Para poder llevar esta situación es necesario que, en la medida de lo posible cada persona de la casa tenga su espacio individual. Un espacio al que considerar propio y en el que mantener la intimidad cunado sea necesario.

Por otra parte, también es importante entrenar la tolerancia, aprender a ceder y llegar a pactos de no agresión en el uso de las zonas comunes, hacer un plan sobre quién debe encargarse de qué tareas, cuáles son los horarios de uso de una dependencia concreta o qué programas se verán en televisión y cómo deberán elegirse. 

Todos juntos contra el virus

Si experimentas otras sensaciones o emociones las cuales implican la intervención de otras personas para lograr contenerlas como puede ser el caso de la soledad, debes de saber que hay muchísimas iniciativas solidarias que ponen en contacto a personas que necesitan ayuda de este tipo con personas que quieren ayudar.

Podemos encontrar entre otras el Teléfono de la Esperanza a nivel nacional, Minutos en compañía en el área de Madrid, Alicante ayuda a nivel local, y una gran infinidad de iniciativas más. Si quieres cambiar una vida, hazlo tu tiempo libre puede suponer la libertad emocional de otra persona. 

ayuda cuarentena

Esta situación a despertado la solidaridad del mundo entero y es muy común preguntarnos ¿Qué puedo hacer yo para ayudar a los demás? como aportar nuestro granito de arena para hacer la situación más llevadera a otras personas. 

Hacer la compra, ir a por medicamentos o simplemente tener a alguien con quien hablar es una realidad que muchos de nosotros podemos asumir como natural, básica o indiscutible pero existen muchas personas que no disponen de medios.

Es por esto que las organizaciones de voluntarios y los propios ciudadanos estamos despertando para atender a estos grupos y prestar nuestro tiempo y medios al servicio de quienes no tienen lo que deberían para tener una estancia en casa cómoda y agradable.

Envío de comida a domicilio

Uno de los mayores problemas que podemos encontrar ahora mismo, es el riesgo que sufren las personas mayores de ir al supermercado. Aunque muchas cadenas de supermercado están habilitando canales y horas específicas para la compra de comida por parte de este colectivo.

Un ejemplo es el caso de Carrefour, que deja su canal de venta online para las personas que más lo necesitan en este momento: personas de más de 70 años, personas con discapacidad o mujeres embarazadas, donde además ofrece kits básicos de entrega rápida para aquellas personas que no tienen comida suficiente para esperar a la entrega del pedido con productos básicos a precios razonables.

Muchos supermercados han tenido que cerrar su canal de venta online por falta de recursos ante la alta demanda, lo que hacía todavía menos accesible comprar para las personas que se encuentran en estos colectivos, además de la peligrosidad de exposición, en muchos casos no hay tampoco stock para protegerse (mascarillas) en las tiendas de barrio.

Empresas que hacen entregas de comida a domicilio gratuita

Hay muchas empresas que durante estos días, están aportando su ayuda a través de la reducción de costes o incluso, el envío gratuito de comida para que estas personas tengan acceso a una compra. Además de asociaciones de voluntarios que reparten comida casera y menús a domicilio ya preparada por si además la persona en sí se encuentra enferma o no puede encargarse de la preparación de la comida.

Algunas de estas empresas son:

Almacén de Campo

Esta empresa de carnicería unida temporalmente a la charcutería Sello de Oro del barrio de Benalúa (Alicante) sirve pedidos a domicilio sin ningún coste en Alicante y provincia. Con lo cual, es muy útil si durante la cuarentena si necesitas este tipo de productos o eres una persona en situación de riesgo que no debe acercarse a un supermercado. El servicio de atención es personalizado y tienen buenas valoraciones por parte de sus clientes. Puedes encontrar más información en su PÁGINA DE FACEBOOK DE ALMACÉN DE CAMPO. 

El Trébol Madrid

Esta pizzeria de Madrid, con motivo de la declaración del estado de alarma ha puesto a disposición de los usuarios que quieran realizar pedidos online la entrega a domicilio totalmente gratuita mientras las autoridades les permitan continuar trabajando. Además, han estado realizando entregas de comida a centros hospitalarios como el Hospital 12 de Octubre de forma totalmente desinteresada, como muestra de gratitud a los sanitarios. Puedes encontrar más información en su PÁGINA DE FACEBOOK EL TRÉBOL MADRID.

La Cocina de Cris

Este comercio de comidas caseras para llevar y preparación de comidas para eventos y celebraciones de Málaga, se suma a la solidaridad de otras muchas haciendo repartos gratuitos a domicilio para acercar la comida casera a las personas que más lo necesitan en estos momentos de forma asequible. Puedes encontrar más información en su PÁGINA DE FACEBOOK LA COCINA DE CRIS.

 

ONG’S para donación y reparto de comida

Si quieres hacer una donación, para ayudar a las personas más necesitadas o quieres pedir ayuda a servicios públicos, aquí hay algunas opciones:

Ayuntamiento de Madrid

A través de atención social a distritos oferta servicios de comida a domicilio a personas mayores en función de su capacidad económica, es decir en función de su nivel de ingresos, la persona solo deberá abonar un precio simbólico por el plato. Puedes ampliar la información en la propia página web del ayuntamiento o a través del número social de atención telefónica 010. Página del ayuntamiento de Madrid. 

Banco de alimentos de Alicante

Esta ONG situada en Alicante, concretamente en el área comerical de Mercalicante acepta donaciones de particulares y realiza campañas periódicas de recogida de alimentos para su posterior reparto entre personas en riesgo de exclusión. La organización se mueve totalmente por personas voluntarias y en estos momentos todo apoyo es bien recibido. Puedes encontrar más información sobre cómo ayudar en su Página Banco de Alimentos de Alicante.

Ángeles malagueños de la noche

Esta asociación que se encarga de repartir comidas diarias a personas sin hogar, está haciendo una gran labor durante estos días. Como organización no gubernamental necesitan donaciones y voluntariado. Página Ángeles Malagueños de la noche.

Otro tipo de ayudas que puedo prestar

Las necesidades básicas, no se centran únicamente en la comida. Ahora mismo hay muchas personas que están solas durante la cuarentena. Gente mayor, que necesita conversar con alguien que haga más llevadero el día a día. Tu tiempo puede significar mucho para ellos. 

¿Cómo puedo ayudar?

Ahora mismo hay muchos movimientos de voluntariado en este aspecto, por ejemplo, podemos encontrar el Teléfono de la esperanza que de forma habitual ya necesita voluntarios y mucho más ahora en esta situación.

Además de esto, Madrid ha lanzado una iniciativa llamada «Minutos en compañía» dónde personas que quieran compartir su tiempo pueden entrar en contacto con personas mayores que necesiten hablar un rato, por supuesto de forma totalmente gratuita. Si tienes tiempo, de verdad merece la pena, piensa que hay personas a las que le puedes cambiar la vida y hacer que además de tener la cita habitual de salir a aplaudir al balcón, tenga un amigo con quien compartir sus cosas.

Si quieres ir más allá, hazte donante de sangre, estos días son muy difíciles y puedes salvar muchas vidas. Cruz Roja, está poniendo medios para la donación segura. anímate.

Desde hace ya 19 días nos encontramos en situación de confinamiento, este estado excepcional nos asaltan muchas dudas sobre las restricciones y cómo afectaran estas a las comunidades de propietarios.

Como todos sabemos, se decretó un primer estado de confinamiento que restringía los desplazamientos a los indispensables para acudir al trabajo en los casos en los que se continuara trabajando desde otro emplazamiento distinto al hogar, compra de bienes de primera necesidad y productos de farmacia.

No obstante, debido a los números y al crecimiento en los contagios el pasado lunes 28 de marzo el gobierno decidió restringir y regular aún más estos desplazamientos ordenando el cierre de los negocios y actividades comerciales no esenciales a través de una orden ministerial.

Como a nivel generalizado la borrosidad de los límites entre actividades esenciales y no esenciales no ha quedado particularmente definidas sobre todo en relación a lo que puede inferir en el funcionamiento de las comunidades de propietarios.

¿Cómo afectará esto a mi comunidad?

Según los Colegio de Administradores de fincas de Madrid, se entiende que las siguientes actividades realizadas en comunidades de propietarios podrán continuar realizandose:

  1. Servicios de mantenimiento: Servicios de portería, conserjería, vigilancia de instalaciones comunes, limpieza de las mismas y recogida de basuras. Con lo cual, se mantendrán los servicios de extracción de cubos de basura, limpieza de las zonas comunes y servicios que sean indispensables para garantizar la salud pública.
  2. Los servicios de vigilancia nocturna. 
  3. Los servicios de desinfección. Por lo que, se pueden contratar tratamientos para la desinfección de comunidades como medida preventiva contra la expansión de Coronavirus COVID-19.

Todo ello, teniendo en cuenta que debe reducirse el horario de estos trabajadores al mínimo imprescindible para realizar estas tareas en relación con las necesidades de la comunidad de propietarios. No todas las comunidades son iguales, y en cada caso, habrá que apostar siempre por el mínimo de horas imprescindible para garantizar la seguridad y salubridad del edificio.

¿Qué pasa si tengo una avería en casa?

En relación a las incidencias y reparaciones que puedan surgir, se continuarán realizando las indispensables para mantener los suministros básicos. Por ejemplo: reparaciones que afecten a sistemas de calefacción, fontanería, electricidad, cerrajería urgente, pocería, ascensores, cristaleros así como puertas de garajes y barreras automáticas que puedan limitar el acceso a la comunidad.

Es muy importante, no confundir estos supuestos urgentes con las actuaciones periódicas de mantenimiento como son las revisiones mensuales de ascensores y salas de calderas así como otros mantenimientos.

Obras en casa ¿Qué pasa con este tema?

Las obras en viviendas particulares quedan suspendidas, a no ser que la obra sea para reparar una avería considerada urgente, como puede ser por ejemplo la rotura de una tubería. De igual manera, las obras en zonas comunes quedan también paralizadas a no ser que sean obras de las cuales dependan suministros básicos o hagan el edificio inhabitable o inseguro.

En cuanto a la adecuación de antenas para la adaptación del segundo dividendo digital, también quedan suspendidas, habiendo aplazado el plazo de la desconexión 3 meses a contar desde el 1 de abril para garantizar que ningún hogar se queda sin televisión durante la cuarentena.

Otros sectores que no afectan a las comunidades de propietarios

Si tienes dudas en relación a otros sectores que no estén directamente relacionados con el día a día de una comunidad de propietarios, no te preocupes te resumimos a groso modo cómo va a afectar este cierre de actividades no esenciales. 

¿Puedo seguir haciendo pedidos por internet?

Esta es una pregunta estrella, y la respuesta es a la vez si y no. Explicamos más detenidamente por qué. Los comercios que hagan ventas online de productos no esenciales podrán continuar vendiendo aquellos productos que tengan todavía en Stock pero no producir nuevos materiales para la venta. Lo que significa que si has hecho una compra online a pocos días antes de que se haya puesto en vigor la orden, recibirás tu pedido. 

Sin embargo, a partir de ahora solo podrás comprar bienes indispensables que todavía estén en stock en el comercio que elijas.

Los bienes indispensables, como por ejemplo la comida no tiene limitación ninguna pero muchos supermercados se han visto obligados a regular sus pedidos online e incluso, en muchos casos cerrar este canal de venta o destinarlo solo a personas con riesgo (personas mayores, mujeres embarazadas) por lo que, si no perteneces a estos grupos y dispones de medios de protección para ir a la tienda física, deberás hacer la compra presencial.

¿Afectará a las telecomunicaciones?

Tanto las telecomunicaciones como los medios de comunicación se consideran indispensables, por lo que no habrá cortes  en las líneas telefónicas o de Internet. En estos momentos preservar la comunicación entre las personas es algo muy importante.

Hemos de tener en cuenta, que si bien no habrá limitaciones es posible que en algunos momentos del día o en días particulares de la semana (como por ejemplo los fines de semana) algunos servicios de videoconferencia puedan funcionar un poco más lentos de lo habitual debido a una sobrecarga de usuarios, en estos casos solo toca tener paciencia.

Una actitud positiva frente a la lucha contra el virus

Independientemente de en qué medida vaya a afectar esta nueva orden del gobierno o cómo nos afectará, lo más importante es centrarse en la ocupación y no en la preocupación. Una actitud positiva durante estos días en los que vemos nuestras libertades algo restringidas, es fundamental para seguir adelante.

Intenta tener contacto social con amigos, familiares vecinos tener este tipo de contactos hará tu carga más llevadera.

Practica ejercicio, te ayudará a mantener un buen estado de ánimo.

Hazte pequeñas concesiones, come tu plato favorito, date el placer de no hacer nada en los momentos de ocio. Intentar mantener una disciplina excesivamente severa puede ser contraproducente en muchos casos. 

Intenta llevar una rutina: tener el tiempo planificado hace que la carga psicológica del encierro sea menor y que nuestro estado emocional se mantenga estable.

Trata de aceptar nuevos retos, conseguir propósitos durante la cuarentena hará que este tiempo no haya sido perdido.