Fondo de reserva, la hucha de tu comunidad

Fondo de reserva, la hucha de tu comunidad

5 (100%) 5 votes

Si eres propietario quizá te suene un concepto: fondo de reserva de la comunidad. Pero, ¿Sabes exactamente qué es esto y para qué sirve? A continuación te contamos las claves para que entiendas a la perfección como funciona exactamente esta hucha de la comunidad. 

¿Qué es el fondo de reserva?

El fondo de reserva es un porcentaje del presupuesto ordinario anual de la comunidad que debe guardarse de forma obligada para futuros perjuicios e imprevistos que puedan suceder en la comunidad. Tener este fondo que supone actualmente un 10% del total de presupuesto es algo muy positivo para la comunidad en general y para cada uno de los propietarios en particular.

¿Por qué es importante tener un fondo de reserva?

Partiendo de la base de que el fondo de reserva no es opcional, siempre tenemos que ver el lado positivo. Esta bolsa de dinero inmovilizada, puede suponer evitar derramas futuras excepcionales que causen un buen perjuicio a la economía familiar o evitar problemas mayores en situaciones complejas.

Por ejemplo, en caso de catástrofe natural como lluvias torrenciales, generalmente, los seguros comunitarios solo cubren los daños a terceros. Es decir, que si la comunidad tuviera filtraciones por esta causa debidas a un mantenimiento deficiente, el seguro cubrirá los daños en las viviendas pero no se hará cargo de la reparación del tejado hasta que la comunidad no afronte su impermeabilización. Es en este caso, donde un fondo de reserva puede salvar la situación de una derrama inesperada.

Hay que tener en cuenta, que cada seguro tiene unas condiciones particulares propias y aunque en la mayoría de los casos esto sea así, no significa que sea imperativo, pueden haber seguros que corran con todos los gastos derivados de catástrofes independientemente del mantenimiento que la comunidad haya llevado a cabo.

Otro ejemplo común, imaginemos que se estropea el ascensor, y en la comunidad además, viven personas con problemas de movilidad. La compra o reparación de una pieza puede llegar a suponer un gasto extraordinario de 400/500 euros, los cuales pueden ser extraídos de este fondo para obtener una solución rápida. 

¿Qué ocurre si no se gasta todo el fondo de reserva de la comunidad?

Algunas comunidades hacen lo conocido como: liquidación de saldos. Esto consiste en la repartición de la diferencia entre aportaciones y gastos de este fondo en relación a los coeficientes y los imprevistos ocurridos durante el ejercicio. 

Para ponernos en antecedentes:

El fondo de reserva supone el 10% del total del presupuesto (imaginemos un presupuesto total de 100.000 euros) el total del fondo deberá ser de 10.000 euros.

Si la comunidad consta de 10 vecinos, cada uno de ellos puede aportar su parte por coeficiente de participación (lo establece el registro de la propiedad) o de forma lineal cada uno 1000 euros al año (esto lo decide la comunidad)

Liquidación de saldos

Si al finalizar el año, los gastos por vecino han superado las aportaciones, el propietario deberá dinero. De lo contrario, puede repartirse el saldo positivo. 

Pongamos el caso anterior, si se hiciera por coeficiente y el total de gasto por vecino fuera de 3000 euros, uno que ha aportado 4000 tendría derecho a recuperar 1000 sin embargo, uno que ha aportado 2500 debería pagar 500.

En el caso lineal (todos aportan lo mismo) todos tendrían derecho a recuperar 2000.

Todo esto, depende total y absolutamente de la comunidad, tanto el método de cálculo como la decisión de realizar la liquidación de saldos.

¿Puede un propietario que vende su vivienda recuperar la parte abonada?

Un propietario que vende su vivienda, no puede recuperar su parte pues esta se presume propiedad de la comunidad. Aunque si puede esperar a la situación anterior de liquidación de saldos para adaptar la venta al momento económico más oportuno, no le será devuelta su parte en el momento de la venta.

¿Y si la parte proporcional es negativa?

Como hemos visto en el caso anterior, puede darse el caso de que, la vivienda en la regularización de saldos, quede con un saldo deudor, es decir que deba abonar la diferencia entre lo aportado y lo gastado.

Un proceso habitual cuando se quiere vender una vivienda es la solicitud de un certificado de deuda (un documento que acredita que la viviendo no tiene cargas financieras) pero, incluso en este caso la reserva quedaría excluida.

Es por esto, que, en este tipo de documentos se deja expreso: «salvo estado de liquidación de saldos» lo que significa que, si una vez comprada la vivienda la liquidación del dueño anterior sale negativa, el nuevo propietario debería abonar esa cantidad. 

Generalmente, esta cifra no suele ser significativa si las cuentas de la comunidad están bien hechas, es decir, por un profesional de la administración de fincas o una empresa de gestión.

Ley de propiedad horizontal en relación a la reserva

La ley de propiedad horizontal, principio legislativo de las comunidades de propietarios, establece en su artículo 9.1 que el fondo de reserva será obligatorio y destinado para labores de reparación, conservación y rehabilitación.

Aunque actualmente, la obligación legal es del 10% del total del presupuesto anual, porcentaje actualizado con fecha 23/01/19, anteriormente este porcentaje era de un 5%.

Además la ley de propiedad horizontal establece también en relación a este fondo que:

  • El fondo de reserva se establecerá en el momento de constitución de la comunidad de forma obligatorio.
  • Que en el momento de creación, no podrá, en ningún caso, ser inferior al 10% del presupuesto anual.
  • El fondo deberá ser aprobado en junta de propietarios y será efectivo para el ejercicio inmediatamente posterior a la junta.
  • Deberá regularse hasta el 10% del total.
  • Cada año, deberá renovarse y hacerse las oportunas aportaciones según el método elegido por la comunidad.

Una responsabilidad compartida

Un fondo de reserva, aunque una obligación legal, puede ser una hucha muy útil para la comunidad en momentos delicados, teniendo esta pequeña bolsa de liquidez la comunidad puede evitar no solo el derrumbe puntual de la economía particular de sus miembros, si no también otros problemas más graves.

Una comunidad de propietarios es un compromiso común que debe ser respetado y cuyas responsabilidades deben ser atendidas a tiempo.

 

 

 

 

2 comentarios en “Fondo de reserva, la hucha de tu comunidad”

  1. Muy interesante, el conocer diferentes aspectos de lo que pueda ser la contabilidad de una comunidad
    de vecinos. Su significado y utilidad.
    Aprovecho si les parece bien, para saber ¿que dice la Ley de Seguros acerca del número de vehículos
    en una misma plaza?. Gracias.

Deja un comentario